El descontrol de pozos ¿un riesgo catastrófico?

Un descontrol de pozo ocurre cuando la presión de la formación[1] es mayor a la presión del fluido de control, lo que provoca un reventón o blow out, que no puede manejarse a voluntad.

El descontrol de un pozo es el evento más indeseado en materia de actividades petroleras, por las consecuencias catastróficas que se pueden desencadenar, tales como pérdida de vidas humanas, pérdida del pozo y del equipo de perforación, así como daños al medio ambiente.

El caso de mayores proporciones que se ha vivido recientemente en el mundo fue el Deepwater Horizon, en Estados Unidos. El 20 de abril de 2010, la empresa británica British Petroleum (BP) se encontraba realizando operaciones de exploración de aguas profundas en el pozo Macondo, ubicado a 75 kilómetros de la costa de Luisiana, cuando un escape de gas provocó una explosión de la plataforma semi-sumergible Deepwater Horizon con un incendio que duró 36 horas. Millones de barriles de petróleo fueron derramados, en una superficie de entre 86,500 y 180,000 kilómetros cuadrados; fallecieron 11 personas y otras más resultaron heridas.

Este siniestro es considerado uno de los peores en la industria del petróleo, no sólo por los daños directos provocados, sino también por los perjuicios resultantes, tales como la afectación a las actividades pesquera y turística.

En México no existen cifras oficiales acerca de qué tan frecuentemente se descontrola un pozo, pero el peor caso conocido hasta ahora fue el del Ixtoc I. El 3 de junio de 1979, mientras se llevaban a cabo los trabajos de perforación del pozo Ixtoc I de Petróleos Mexicanos, se produjo el descontrol del pozo, lo que ocasionó un incendio de gran magnitud y el derrame de más de 3 millones de barriles de crudo. El evento provocó que el petróleo llegara hasta las costas de Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas e incluso a algunas zonas de Texas, por las que Estados Unidos solicitó compensación.

Para evitar un acontecimiento de este tipo que sin duda puede llegar a ser catastrófico, las empresas petroleras implementan diversas medidas de seguridad industrial y seguridad operativa, mediante la aplicación de sistemas adecuados de fluidos de perforación, equipos de medición y control de parámetros, y personal debidamente capacitado; no obstante la posibilidad de se origine el descontrol de un pozo es un riesgo latente.

De ahí la importancia de que las empresas petroleras cuenten con un programa integral de seguros, que les permita afrontar las consecuencias de un siniestro, sin poner en riesgo la rentabilidad de la compañía.

En NRGI Broker, somos expertos en programas integrales de seguros para empresas petroleras. Acércate a nosotros, con gusto te atenderemos.

[1] Por formación se entiende la estructura rocosa en la que se encuentra el hidrocarburo.

¿Cuánto costó el derrame del Deepwater Horizon?

El 20 de abril de 2010, la empresa británica British Petroleum (BP) realizaba operaciones de exploración de aguas profundas en el pozo petrolero “Macondo”, ubicado a 75 kilómetros de la costa de Luisiana, cuando se produjo un escape de gas, que provocó una explosión y posteriormente un incendio que duró 36 horas y terminó con el hundimiento de la plataforma semi-sumergible Deepwater Horizon.

Las consecuencias fueron graves: millones de barriles de petróleo derramados en el mar, lo que provocó una superficie contaminada de entre 86,500 y 180,000 kilómetros cuadrados que pudo contenerse casi tres meses después de la tragedia; afectación a especies animales, algunas de ellas en peligro de extinción; el fallecimiento de 11 personas y otras más que resultaron heridas.

Este siniestro es considerado uno de los peores en la industria del petróleo, no sólo por los daños directos provocados, sino también por los perjuicios resultantes, tales como la afectación causada a las actividades pesquera y turística.

Además de BP, la empresa Transocean –propietaria de la plataforma y encargada de su mantenimiento- y Halliburton, fueron consideradas responsables del siniestro[1].

Tan sólo los pagos erogados por BP ascienden, de acuerdo con las cifras de la misma empresa, a USD 61 billones, por concepto de los costos relacionados con el derrame, limpieza, reclamaciones económicas y pagos al gobierno[2].

Adicionalmente, BP tuvo que enfrentar diversos juicios por los cargos de “negligencia grave” que le imputaron por varios demandantes.

Que una compañía del tamaño y solvencia de BP haya enfrentado problemas financieros a partir de un siniestro, demuestra que todos estamos expuestos a sufrirlos, ya que los costos de un siniestro pueden llegar a ser incalculables.

Contratar un seguro con los montos y coberturas adecuadas, es fundamental para responder por los daños y perjuicios que se puedan causar a terceros, pero además con ello el asegurado consigue el doble propósito de proteger su patrimonio.

En NRGI Broker, somos expertos en seguros petroleros. Acércate a nosotros, con gusto te atenderemos.

[1] Deepwater Horizon Incident Joint Information Center. U.S. Scientific Team Draws on New Data, Multiple Scientific Methodologies to Reach Updated Estimate of Oil Flows from BP’s Well [boletín de prensa]. 15 June 2010. Disponible en: http://www.deepwaterhorizonresponse.com/go/doc/2931/661583/

[2] Gulf of Mexico restoration, disponible en: http://www.bp.com/en_us/bp-us/commitment-to-the-gulf-of-mexico/gulf-mexico-restoration.html

 

Los Terceros Autorizados por ASEA también deben estar asegurados.

La Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección del Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA) fue creada en el contexto de la Reforma Energética con el mandato específico de regular y supervisar, en materia de seguridad industrial, seguridad operativa y protección del medio ambiente, las instalaciones  y actividades del Sector Hidrocarburos.

En la regulación de ASEA se incluyó la figura de Terceros Autorizados, como una forma de colaborar  con la Institución en el ejercicio de sus atribuciones  para realizar las inspecciones y auditorías en las áreas su competencia.

Así quedó establecido en el artículo 5, fracción IX de la Ley de la ASEA, según el cual la Agencia puede autorizar a sus servidores públicos y acreditar a personas físicas y morales para que lleven a cabo las actividades de supervisión, inspección y verificación, evaluaciones e investigaciones técnicas, así como de certificación y auditorías.

Hasta la fecha, la ASEA ha emitido diversas convocatorias para acreditar a terceros autorizados para realizar actividades, entre ellas:

1) Auditorías externas a la operación y el desempeño de los sistemas de Administración de Seguridad Industrial, Seguridad Operativa y Protección Ambiental de las actividades del Sector Hidrocarburos;

2) Dictámenes técnicos y evaluaciones  para las actividades de Exploración y Extracción de hidrocarburos en yacimientos convencionales y no convencionales;

3) Dictámenes y Evaluaciones Técnicas para las actividades de transporte terrestre por medio de ductos de petróleo, petrolíferos y petroquímicos.

En cada una de ellas, se establecen requisitos específicos de acuerdo con la especialidad de que se trate, como son la formación  y experiencia de los responsables técnicos, quienes llevarán a cabo los informes.

Asimismo, existen requisitos generales para  todas las convocatorias, como la conformación de un sistema de calidad conforme a la ISO 9001 o equivalente y la contratación de una póliza de seguro de responsabilidad civil profesional, para amparar los trabajos desarrollados como Tercero Autorizado.

La contratación de una póliza de seguro es muy importante para aquellos que deseen acreditarse como terceros autorizados, tomando en consideración las actividades que se desempeñan en el sector hidrocarburos, definido como de alto riesgo, toda vez que cubre  la responsabilidad civil en que  incurra el tercero autorizado por los daños causados a sus clientes en el ejercicio de su actividad profesional.

En NRGI Broker, somos expertos en seguros de responsabilidad civil profesional para los terceros autorizados del Sector Hidrocarburos.  Acércate a nosotros, con gusto te atenderemos.

 

Los peores accidentes con hidrocarburos en México: Primera Parte

En México, la actividad petrolera es una de las más importantes por su contribución al desarrollo económico, sin embargo también está considerada una industria altamente riesgosa, por su potencial para causar daños a personas, bienes y al medio ambiente. En ocasiones, a pesar de contar con diversas medidas de seguridad, los accidentes ocurren y pueden llegar a tener consecuencias catastróficas.

A continuación, se presentan dos de los peores accidentes con hidrocarburos y/o petrolíferos sucedidos en México:

19 de noviembre de 1984. Se registraron diversas explosiones en las plantas de almacenamiento y distribución de Gas de Pemex en San Juan Ixhuatepec, Tlalnepantla, Estado de México. La planta de almacenamiento contaba con 4 tanques con un volumen de 1600 m3 y 2 con un volumen de 2400 m3, equivalente a 11,000,000 de litros aproximadamente[1].

El accidente provocó la muerte de entre 500 y 600 personas y un aproximado de 4,500 heridos, 200 mil damnificados.

El 22 de abril de 1992.  Una fuga de gasolina de un ducto de Pemex en Guadalajara vertió al subsuelo y al sistema de drenaje de la ciudad, lo que causó una gran explosión que dejó unos 210 muertos además de cuantiosos daños.

Estos dos siniestros significaron un importante precedente para la regulación de actividades altamente riesgosas, consideradas todas aquellas que manejan alguna de las sustancias contenidas en el Primer Listado (Manejo de Sustancias Tóxicas), de fecha 28 de marzo de 1990 y el Segundo Listado (Sustancias Inflamables y Explosivas) de fecha 04 de mayo de 1992.

Los listados fueron publicados posteriormente a cada uno de los siniestros antes mencionados, como una forma de incrementar las medidas de seguridad y evitar que volvieran a suceder.

En esos listados, se encuentran los hidrocarburos y petrolíferos, por lo que todos aquellos manejan estas sustancias están obligados a cumplir con la regulación aplicable a las actividades altamente riesgosas.

Una de esas obligaciones es contar con seguros de responsabilidad civil y responsabilidad ambiental para responder por los daños que puedan causar a terceros.

En NRGI Broker somos expertos en seguros para el Sector Hidrocarburos. Acércate a nosotros, con gusto te atenderemos.

 

 

[1] Ver “The tragedy of San Juanico- the most severe LPG disaster in history”, disponible en:http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/358094